Los libros de artista de Julia Borissova I

Compartir en facebook
Compartir en google
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Julia Borissova

Gracias a Gabriela Cendoya-Bergareche el catorce de diciembre pudimos disfrutar de la visita de Julia Borissova al Museo de San Telmo en San Sebastián. En ella nos enseñó sus libros de artista. Nos habló de cada uno de ellos dándoles otra dimensión. Porque aunque es cierto que el arte nos debe emocionar, cuanto más conocimiento tengamos, más matices descubriremos en lo que vemos.

Su primer fotolibro fue «The Farther Shore», en él cuenta la historia de unas ciudades, unos pueblos y monasterios desaparecidos por la construcción de un embalse en los años 30 del siglo pasado. La leyenda dice que muchos de los habitantes se fueron a otras ciudades pero que algunos decidieron desaparecer con su pueblo. Casi todas las fotografías son analógicas y no están retocadas. En los libros de Julia se ve su formación de diseñadora gráfica; le da mucha importancia a la maquetación, al papel utilizado… Esta vez el papel es áspero, las imágenes se asemejan a pinturas a la acuarela, el libro está sujeto por dos gomas rojas. Autopublicó 100 ejemplares y en cada uno de ellos metió una postal esperando que el comprador del libro se la enviara de vuelta.

DOM

Otra de las obras que nos presentó fue «DOM». Dom significa casa, hogar en ruso. Durante la era Jruskov se construyeron unas casas pequeñas que solucionaron la falta de vivienda en la URSS, Eran las jruschovki. Estas viviendas tenían una ventaja indiscutible: la velocidad de construcción. Un edificio de modelo K-7 podía estar montado en tan solo 12 días. Los paneles se producían rápidamente en las fábricas, se trasladaban inmediatamente al lugar de obra y se instalaban como piezas de un gigantesco mecano. El padre de las jruschovki soviéticas es el arquitecto ruso Vitali Lagutenko. En 1959 recibió el primer proyecto para un barrio periférico de Moscú. El resultado fue exitoso y para el año 1970 las casas de nuevo tipo (mejoradas en cada serie posterior) albergaban a unos 54 millones de personas, la cuarta parte de la población de esos años. Hoy en día estas viviendas están desapareciendo, así que Julia ha creado unos collages con fotografías de paisajes y estas casas. Luego recreó en una exposición el interior de estos edificios y colocó un cuaderno donde los visitantes podían reponder a la pregunta de qué es un hogar para ellos. Para crear el libro escaneó los textos y montó el libro como si fuera una casa, así que tuvo que montarlo ella misma. Sus libros tiene la cualidad de ser objetos, libros de artista más que fotolibros al uso.

LIBRETO

En un mercadillo encontró unos recortes de periódico unas hojas de Giselle y una pequeña biografía de una bailarina. Con todo eso más fotografías propias creó un libro acordeón o leporello. En él habla del paralelismo que existe entre el escenario y la propia vida. Es un libro que se puede «leer» de diferentes formas. Como todos ellos las tiradas son pequeñas, de unos cien libros ya que se suele encargar ella de todo.

1 comentario en «Los libros de artista de Julia Borissova I»

Deja un comentario

Espero tu comentario

Acerca de mí

Porque nos nutrimos de muchas cosas como la literatura, las exposiciones, el cine, la música, los lugares, los olores, los sabores. Pequeños apuntes de mis “vivencias”.

Entradas recientes

Categorías

Elige un tema:

Te aviso cuando escriba algo nuevo

Tu email solo se utilizará para esta newsletter.