Paula Anta y los pescadores de Senegal

Compartir en facebook
Compartir en google
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Libro Paula Anta

El libro KHAMEKAYE de Paula Anta nos hace viajar. En la primera ojeada vemos playas de arena fina con unas construcciones como las que se hacen con los niños con los troncos que trae la marea. En la segunda pasada te diviertes en buscar parecidos en esos tótems. Yo me pasé un buen rato intentando ponerle nombre a las construcciones y luego buscando el título que Paula les ha puesto. Pero de verdad cuando coge el peso que de verdad tiene es cuando entiendes para qué se utilizan.

Gracias a Gabriela Cendoya pude escuchar a Paula en el Museo de San Telmo y descubrir su forma de relacionarse con la naturaleza y el paisaje. En esta charla nos contó como surgió el proyecto Khamekaye. Todo nace en un principio de un viaje de placer en el que visita la costa de Senegal. Ahí descubre estos tótems, a los que no les ve otro sentido que el de la intervención humana en el paisaje, pero sin darle más significado. En un principio esto se podía haber quedado en una mera anécdota. Pasados un par de años surgieron unas residencias de un mes para artistas: Transversia Senegal, donde durante un mes tres artistas españoles iban a Senegal y después tres artistas senegaleses pasaban un mes en España. Paula se acordó de estas «esculturas» y basó su proyecto en ellas. Aunque investigó, la escasez de documentación escrita en Senegal hizo que no tuviese muy claro que podría hacer con estas instalaciones. Así que fue con una doble idea, si no encontraba el sentido in situ, ella iba a crear su propia historia.

El proyecto fue un poco más allá de fotografiar y documentar esos tótems. Paula quiso no sólo saber cómo estaban construidos si no también «engañar» al espectador creando sus propios hitos. Descubrió que esas construcciones sirven como faros o como señales de tráfico que ayudan a los pescadores a situarse. Cada construcción señala el pueblo que se encuentra tras la franja de árboles que delimita la playa. A ella le pareció que podría construir los suyos que marcasen su lugar en el mundo. Y pensando en las formas que tienen nos damos cuenta de que no sólo señalan el lugar donde nos encontramos si no también la forma en que existimos. Esto ya es una apreciación mía pero vemos esculturas muy básicas que parece que sólo quieren señalar el lugar, sin mas afán que su marca geográfica. Pero hay otros diseños más elaborados que nos dicen mucho de las personas que viven allí y que los han construido.

Así que el libro de Paula me ha hecho reflexionar sobre la forma que tenemos de presentarnos al mundo, de nuestra propia existencia: ¿Queremos ser personas que habitan el mundo y lo sobrevuelan o queremos crear nuestro propio universo para trascender, para dejar una pequeña huella?

2 comentarios en «Paula Anta y los pescadores de Senegal»

Deja un comentario

Espero tu comentario

Acerca de mí

Porque nos nutrimos de muchas cosas como la literatura, las exposiciones, el cine, la música, los lugares, los olores, los sabores. Pequeños apuntes de mis “vivencias”.

Entradas recientes

Categorías

Elige un tema:

Te aviso cuando escriba algo nuevo

Tu email solo se utilizará para esta newsletter.