Una vida inventada 1

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando compré las primeras fotos y decidí pintarlas no sabía que poco a poco querría encontrar una historia para cada una de ellas, darles su propia personalidad. Empiezo con esta que tiene nombre gracias a Nathalie Figueroa, la artista que ha diseñado mi página web.

Me llamo Elizabeth Davies y nací en Nottingham hacia mil ochocientos sesenta. Desde pequeña mi gran pasión son las plantas, durante años rellené cientos de cuadernos de campo con acuarelas de las flores, árboles y arbustos que iba viendo en mis paseos por los prados cercanos a casa. Poco a poco fui investigando sobre las variedades que encontraba. Con los años esos conocimientos se han plasmado en varios cuadernos prácticos de botánica que he tenido que firmar con mis iniciales. Mis contemporáneos no son muy amables con las mujeres.

Dí clases en un colegio privado de señoritas cerca de Bristol. Y cuando tenía vacaciones aprovechaba para viajar todo lo que mi economía me permitía. ¿Hasta dónde llegué? ¡Hasta Islandia en busca del sauce más pequeño del mundo! Me había enamorado de esa especie después de haber leído Walden de Henry David Thoreau. Yo pensaba pasar una vejez tranquila y solitaria, rodeada de mis libros, mis acuarelas y mis recuerdos, pero una noche una de las alumnas se puso enferma y hubo que llamar al médico. El doctor que nos atendía estaba ausente así que se presentó uno de sus colegas. Un hombre de mi edad, alegre y dispuesto a escuchar. El visitaba a la enferma para ver su evolución y después tomaba una taza de té negro conmigo y hablábamos de lo humano y lo divino. Al final me atreví a confesarle que esos cuadernos de botánica que tanto le habían servido los había escrito yo. Yo pensaba tener una respuesta paternalista de su parte, pero fue muy diferente, empezó a plantearme un montón de dudas que le habían ido surgiendo. Así que me enamoré de él. Hoy seguimos paseando y mientras yo sigo con mis investigaciones sobre botánica, él recoge nueces, setas o escaramujos que luego cenaremos en casa.

Deja un comentario

Espero tu comentario

Acerca de mí

Porque nos nutrimos de muchas cosas como la literatura, las exposiciones, el cine, la música, los lugares, los olores, los sabores. Pequeños apuntes de mis “vivencias”.

Entradas recientes

Categorías

Elige un tema:

Te aviso cuando escriba algo nuevo

Tu email solo se utilizará para esta newsletter.